Si te apasiona la cocina asiática, entonces la gastronomía tailandesa no es nada nuevo para ti. Tal vez ya intentaste preparar una sopa Tom Kah Gai casera o cocinar un lote de curry Panang picante, o tal vez incluso, ya estás investigando como hacer un arroz glutinoso con la textura perfecta. Si estamos en lo cierto y quieres expandir tu recetario, además de poner en práctica tus habilidades en la cocina, ¿por qué no hacer un viaje al mundo de los postres tailandeses?

¡Lo mejor de la dulzura tailandesa!

Ya sea un irresistible pudín de tapioca con leche de coco o plátanos fritos con helado de vainilla, hay tres características básicas que encarnan casi todos los dulces tailandeses. Estos elementos esenciales te ayudarán a comprender no sólo los componentes necesarios para los dulces Thai, sino también cómo combinarlos para crear una obra de arte en cada plato. Te aseguramos que son preparaciones sencillas pero deliciosas.

El sabor y la textura son los ganadores

Cuando se piensa en la comida tailandesa, no hay duda de que lo que inmediatamente viene a la mente es un robusto curry y tazones de arroz blanco al vapor. Sin embargo, si te detienes a detallar las texturas y sabores de la sabrosa Ensalada de papaya o a la forma en que el Curry rojo tailandés se absorbe tan fácilmente en el arroz glutinoso, notarás que la cocina de Tailandia va más allá. Notarás que estos platos están diseñados no sólo para saborearlos, sino para disfrutar de una experiencia conjunta de sabor, aroma y textura. La superposición de diferentes sabores y texturas es una cualidad crucial que se encuentran en los platos tailandeses y que también se refleja en sus postres tradicionales.

Un ejemplo perfecto es el clásico tailandés Sagú de frijoles negros, también conocido como Sa Koo Tua Dum. Este postre, parecido a una sopa, combina los almidonados frijoles adzuki rojos, las gelatinosas perlas de tapioca y la aterciopelada leche de coco en una deliciosa mezcla de sabrosas. En cada cucharada dulce de este postre, tus papilas gustativas vibrarán. Al igual que sus vecinos del sudeste asiático, la cocina de Tailandia se caracteriza por experimentar con las texturas. El Khanom Bueang, o los Cakes crujientes thai, son como tacos crujientes, que luego se rellenan con una crema dulce y se cubren con coco rallado salado o Foi Thong, conocido en español como tiras de huevo frito.

Dos ingredientes imprescindibles

No es de extrañar que la leche de coco sea uno de los componentes clave que se encuentran en casi todos los dulces tailandeses. En realidad, es un ingrediente esencial en casi todos los platos típicos de este país. Tanto si se cocina por separado y se vierte sobre fruta fresca, como si se disfruta en una especie de sopa caliente, o si se hace una natilla con agua de rosas y se sirve junto con arroz glutinoso, la leche de coco forma parte de casi todos los postres tailandeses. ¡Es hora de llenar la despensa con este ingrediente cremoso!

Lo siguiente en nuestra lista de ingredientes clave: arroz. El arroz se prepara de un sinfín de maneras en  cocina tradicional del sudeste asiático, y aún más en los postres tailandeses. Para empezar, el arroz se utiliza a menudo para hacer la masa en clásicos como Boua Loy, un postre muy auténtico que consiste en bolas de arroz glutinoso que se empapan en un jarabe de coco y azúcar moreno. La harina de arroz es clave en el rebozado para las golosinas fritas, como los plátanos fritos tailandeses, conocidos como Goreng Pisang.

Frutas exóticas, por favor

Al igual que sus vecinos del sudeste, Tailandia no deja de experimentar con su abundancia de fruta fresca. La fruta es el tercer ingrediente que se encuentra en casi todos los postres tailandeses. Casi todos los clásicos se preparan con alguna forma de fruta exótica. Puede que las conozcas pero nunca te hayas atrevido a comprarlas en el mercado y mucho menos a cocinar con ellas. Eso cambiará ahora que descubras lo deliciosas que pueden llegar a ser.

Lychee, Mangosteen y Durian – da igual cual sea la fruta exótica, seguro que existe un delicioso manjar tailandés que le hace justicia. Te gustará saber que cocinar con ellas no es tan intimidante como parece. Algunos de los favoritos son Postre de Plátano y lychee en leche de coco, o el tan conocido Mango con arroz glutinoso. Si buscas un desafío culinario, prueba con el Pastel de agar agar y fruta del dragón.

Elige el arroz correcto

Independientemente de que decidas preparar un postre dulce o más picante, lo más seguro es que su base sea el arroz glutinoso al estilo thai. Por eso, la elección del grano correcto es tan importante cuando se trata de preparar postres tailandeses. El grano que elijas es clave para lograr la textura y el sabor deseados de un buen arroz glutinoso. La buena noticia es que con Arroz Mahatma®, elegir el arroz perfecto no será un problema.

Debido a su calidad aromática y su textura ligeramente pegajosa cuando se cocina, recomendamos el Arroz de Grano Corto Mahatma® para tus creaciones con arroz glutinoso. Esta variedad se cocina siempre hasta obtener la consistencia perfecta. Después de todo, estas recetas auténticas sólo son posibles con un arroz especial.

Para aquellos que buscan experimentar y hacer su propia harina de arroz casera, recomendamos utilizar cualquiera de nuestras variedades de arroz de grano largo o medio como el Arroz Jazmín Mahatma® .